La Organización de Naciones Unidas (ONU) triplicó este jueves su petición de fondos para ayudar a países vulnerables a combatir la propagación y los efectos desestabilizadores de la pandemia del coronavirus, solicitando $6700 millones de dólares para ayudar a 63 estados, principalmente de África y América Latina.

Si bien Estados Unidos y Europa aún enfrentan el brote, el jefe de ayuda de la ONU Mark Lowcock advirtió que el virus no alcanzará su punto álgido en los países más pobres del mundo hasta algún momento en los próximos tres a seis meses.

“En los países más pobres, ya podemos ver economías contraerse debido a la desaparición de las ganancias por exportaciones, remesas y turismo. A menos que tomemos medidas ahora, deberíamos prepararnos para un aumento significativo de conflictos, hambre y pobreza”, afirmó.

“El espectro de múltiples hambrunas se avecina”, advirtió Lowcock.

El nuevo coronavirus, que causa la enfermedad respiratoria COVID-19, ha infectado a unos 3,7 millones de personas a nivel global y más de 263 000 han muerto, según un recuento de Reuters. El virus surgió en la ciudad china de Wuhan a fines del año pasado.

Naciones Unidas había pedido inicialmente 2000 millones de dólares para el plan de respuesta humanitaria global a fines de marzo. Al 5 de mayo, el organismo mundial dijo que ha recibido unos 923 millones de dólares.

El secretario general de la ONU, António Guterres, planteó el mes pasado sus preocupaciones sobre un apoyo insuficiente a países pobres y lamentó la falta de liderazgo de las potencias globales y las divisiones en la comunidad internacional en la lucha contra el coronavirus.

Los 15 miembros del Consejo de Seguridad han pasado más de seis semanas intentando negociar una resolución que enfatice la necesidad urgente de mejorar la cooperación entre todos los países en la lucha contra el coronavirus y pedir una tregua humanitaria a los conflictos en el mundo. (I)